Cómo abaratar la publicidad en internet

Cómo hacer publicidad más barata en internet

Desde que empezó la pandemia en 2020 las compras por internet se han disparado, y no lo digo yo, lo dicen los datos, que nos muestran que entre octubre y diciembre de 2020 se realizaron transacciones dentro del comercio electrónico por valor de casi 4500 millones de euros aproximadamente solo en España.

Tanto si ya tenías un negocio, como si has decidido emprender, es normal que quieras estar y vender en internet, sobre todo porque casi todo el mundo andamos con nuestro móvil en la mano, viendo contenido continuamente, pero seguro que prefieres abaratar tus costes publicitarios al máximo.

Internet es un océano de oportunidades de venta y lo único que necesitas es saber qué porción de ese océano será más rentable para ti, de manera que rentabilizarás tu tiempo y tu dinero.

Evolución del consumo a través de internet entre 2014 y 2020
Gráfico extraído de la web de Statista

¿Cómo conseguir buenos resultados con inversiones publicitarias pequeñas?

Si nunca has hecho publicidad te estarás preguntando cuánto cuesta anunciarse en internet. No necesitas ser una multinacional ni invertir millones de euros en publicidad para conseguir resultados, de hecho puedes anunciarte desde 1€ al día. Lo que necesitas es invertir con cabeza y con datos en la mano.

Para hacer publicidad en redes sociales a un precio asequible, necesitas comprender cómo funciona y te lo voy a explicar con un ejemplo bastante visual. Este ejemplo es aplicable a Facebook ads, Instagram ads, Youtube ads, Google ads, etc (la palabra «ads» hace referencia a los anuncios, por si te preguntas qué es).

Ejemplo para entender las reglas del juego

Imagina que la publicidad en internet es un saco gigante. Ese saco está lleno de usuarios, que van a ser bolas.

Imagina que el saco contiene 100 bolas y que éstas pueden ser de dos tipos: bolas blancas y bolas negras.

ejemplo para explicar cómo funciona la publicidad en facebook, instagram, google, youtube

Las reglas del juego publicitario son las siguientes:

La bola blanca representa a una persona que ve tu anuncio y no está interesada en lo que ofreces. Por otro lado, la bola negra representa a un cliente potencial que se convierte finalmente en comprador. En resumen, la mecánica quedaría así:

  • Bolas blancas: cada vez que sacas una bola blanca, pagas 1€.
  • Bolas negras: cada vez que sacas una negra, pagas 1€ pero recibes, por ejemplo, 100€ (también puedes imaginar que recibes el importe de lo que vendes).

Supongamos que tienes un presupuesto publicitario de 100€. Esto significa que como mínimo podrás sacar 100 bolas, es decir, podrás enseñarle tu anuncio a 100 usuarios e intentar venderles.

Si no conocemos muy a fondo a nuestro cliente potencial, el saco estará lleno de bolas blancas y habrá muy pocas negras (salvo que tengamos muchísima suerte, en tal caso, compra un euromillones 😛 ).

NOTA: conocer MUY A FONDO a tu cliente potencial va más allá de datos demográficos como su edad, su género y su ciudad de residencia.

Cada vez que metemos la mano en el saco, como hay tantas bolas blancas y tan pocas bolas negras, podría ocurrir una de estas cosas:

  • Metes la mano 3 veces y a la cuarta casualmente consigues una bola negra. Esto es genial porque habrás invertido 3€ y habrás recibido 100€, por tanto tendrás un retorno de 97€.
  • Metes la mano 100 veces y todas las bolas son blancas. Te has gastado 100€ y te vas con las manos vacías.

Ahora te pregunto: ¿Quieres depender de la suerte o quieres saber con exactitud cuánto ganarás con tu inversión? Para no depender de la suerte, sigue leyendo.

Saber, por cada euro que invierto, cuánto retorno obtendré

No quieres depender de la suerte, quieres saber cuánto ganarás si inviertes x dinero en publicidad (esto, en el ejemplo anterior se traduciría en saber cuántas veces tienes que meter la mano en el saco para sacar la bola negra).

¡A nadie le gusta la incertidumbre!

¿Qué puedes hacer para asegurarte de que recibes dinero con pocos intentos? Muy sencillo, llenar el saco con muchas bolas negras y retirar de él muchas blancas.

Definiendo muy bien quién es tu cliente potencial será más sencillo saber cómo llegar a él. Cuanto más conoces a tu cliente ideal real, tienes más posibilidad de descartar a quien no te interesa (bola blanca), de manera que invertirás con más seguridad, ahorrando dinero, ahorrando tiempo y limitando experiencias frustrantes.

La clave para conocer a tu cliente es basarte en datos REALES, y estos datos los puedes obtener de muchas formas:

  • Encuestas a tus compradores actuales. No se trata de una encuesta de satisfacción. Es más bien conocer sus intereses, por qué acudieron a ti, qué les aporta lo que compraron, cómo es su día a día, etc.
  • Encuestas en tus redes sociales. Igual que en el punto anterior, no buscamos encuestas de satisfacción ni encuestas largas y tediosas. Buscamos datos interesantes. Por ejemplo, una forma amena de realizar esta encuesta si usas Instagram es hacer preguntas en stories.
  • Webs con estadísticas de consumo, como statista.
  • Foros donde los usuarios buscan lo que tu tienes.
  • Opiniones de clientes de la competencia en Google o en sus redes sociales.

Hay un montón de fuentes de información a tu alcance, por ejemplo, te puedes apuntar a nuestro curso gratuito de cómo saber quién es tu cliente ideal gracias a plataformas como Amazon aquí:

marketing digital curso conoce y descubre a tu cliente ideal para mejorar tu facturación

Presentar tu producto o servicio de forma atractiva para abaratar la publicidad.

Algo que vas a conseguir si conoces a tu cliente ideal real es saber cómo presentar tu producto o servicio, de manera que provoque el deseo de obtenerlo con el menor esfuerzo por tu parte. Para esto hay un gran error que vas a evitar a la hora de vender: deja de explicar características y céntrate en los beneficios de conseguirá tu cliente potencial.

Te pongo un ejemplo:

Si vendes colchones, lo que vendes no es, por ejemplo, un producto con 10 cm de material viscoelástico y fibras de última generación. Lo que vendes es descanso, un sueño reparador, despertarse con energía y buen humor, etc. Eso es lo que busca tu comprador si vendes colchones y no las características del propio producto.

De esta forma podrás decirle a la plataforma publicitaria que quieres enseñarle tu anuncio, por ejemplo, a personas que tengan dificultades para dormir y que estén buscando colchones en internet. También podrás descartar a aquellas que te hayan comprado recientemente o a aquellas que estén contentísimas con su colchón.

¡La cantidad de bolas negras en nuestro saco de posibles clientes aumentará considerablemente!

¿Y cómo llegas a este listado de beneficios? No es difícil, solo hay que dedicarle tiempo y no dar nada por sentado.

Es posible que no tengas esa cantidad de tiempo para investigar a fondo a tu cliente ideal REAL, sobre todo si tu negocio ya está en marcha y lo que buscas es escalar llegando a más personas con publicidad. En ese caso, para hacer una buena investigación invirtiendo el tiempo que requiere, te dejo aquí debajo un enlace a mi calendario donde puedes reservar una charla gratuita conmigo para informarte de como puedo hacer esto por ti.




Programar una reunión conmigo

Resumen final

Si has llegado hasta este punto habrás comprendido lo importante que es conocer a tu cliente potencial para:

  • Minimizar el coste publicitario gracias a «la eliminación» de las personas que no cumplen con cierto perfil.
  • Crear acciones orgánicas (email marketing, publicaciones en redes, etc) que generen un resultado, evitando que pasen desapercibidas.
  • Establecer una conexión más profunda y real con tus futuros compradores, generando confianza (recuerda, no venden ni los productos ni los servicios, vende la confianza que generes).
  • Crear productos y servicios más fáciles de vender porque estarán basados en deseos y necesidades reales de tus clientes.
  • Conseguirás que la sensación que tienen tus futuros compradores no sea la de que les estás vendiendo algo constantemente. Esto será bueno porque a las personas nos encanta comprar pero no nos gusta que nos vendan.

Y con este resumen me despido, deseando que compartas el artículo si te ha gustado 😉
¡Un abrazo digital!

Más contenido que te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.